Coche eléctrico o gasolina, ¿cuál es mejor?

Coche eléctrico o gasolina, ¿cuál es mejor?

Cuatro diferencias entre un coche eléctrico y uno de gasolina

Hasta hace unos años, a la hora de adquirir un coche nuevo siempre teníamos en cuenta los típicos factores que nos hacían declinarnos por un modelo u otro según encajaran con nuestras necesidades y estilo de vida. Cuántos sois en la familia, si viajarás mucho, si eres un amante de la velocidad y la conducción deportiva o, tal vez más un aventurero estilo 4×4.

Actualmente, en cambio, la cuestión clave para empezar a tomar una decisión es el combustible, y si, por tanto, preferimos un coche eléctrico o gasolina.

De acuerdo con los datos del primer trimestre de 2022, se vendieron 12.586 coches eléctricos, es decir, un 106,6% más con respecto al primer trimestre de 2021. Y, solo en el mes de mayo se vendieron un 12,60% más de coches eléctricos respecto al mismo periodo del año del año anterior.

Que la conducción sostenible está de moda es algo evidente, pero pese al auge indiscutible de esta nueva tecnología, sigue siendo común cuestionarse si es mejor el coche eléctrico o el de gasolina. En este post, trataremos de desentrañar las diferencias entre coches de gasolina y eléctricos y así ayudarte a decidirte para que hagas la mejor compra.

1. Autonomía

He aquí el gran dilema. La autonomía es un valor muy significativo. En caso de los coches eléctricos, la mayoría parten de una batería que permite recorrer entre unos 200 y 500 kilómetros dependiendo del modelo del vehículo. Por ejemplo, el Tesla Model S Gran Autonomía llega hasta los 652 kilómetros y el Volkswagen ID.3 a los 551 kilómetros de autonomía.

Por su parte, los coches de gasolina no son tan dependientes. La autonomía va más asociada a la capacidad y tamaño del depósito, las formas de conducción y consumo de combustible.  Por ejemplo, un Volvo S60, T4 asegura que tiene una autonomía de 1.214 km mientras que la versión del Mercedes Clase C 180 ofrece una autonomía teórica de 1.320 km.

No obstante, como veremos más adelante, si te organizas bien, rentabilizar al máximo la autonomía de tu coche eléctrico es fácil y podrás realizar tus, viajes sin complicaciones, cumpliendo tu meta por encima de todo: ahorrar y no contaminar.

2. Conducir por ciudad

Para movilidades urbanas, dentro de la ciudad o distancias cortas, se recomienda un coche eléctrico ya que, con una conducción normal puedes aprovechar las inercias y regeneración de frenadas al hacer múltiples interrupciones en tu trayecto por los semáforos, stops, etc.

Pero si vas a realizar de manera regular distancias largas, quizá prefieras decantarte por un coche de gasolina, ya que su autonomía es más adecuada para trayectos largos. 

No obstante, muchas ciudades ya contemplan el acceso limitado de determinados vehículos al centro y a otras áreas metropolitanas, creando zonas de “bajas emisiones” para combatir las agresivas generaciones de CO2 y seguir el camino de la sostenibilidad. Este problema no afecta a los coches eléctricos que por lo general llevan la pegatina cero (azul, de ‘cero emisiones’). Además, en algunos municipios los coches eléctricos pueden aparcar gratis en las zonas de estacionamiento.

3. Gasolinera y puntos de carga

Si nos decantamos por un coche eléctrico, debemos planificar muy bien los viajes largos para asegurar la posibilidad de repostaje de manera que no llegue a agotarse la batería. El principal motivo por el que planificar nuestra ruta es importante, se debe a que los coches eléctricos tienen una autonomía inferior a las de los de gasolina, y a esto, le tenemos que sumar que no todas las gasolineras tienen un punto de recarga para vehículos eléctricos.

Esto se resuelve mediante el uso de Apps especialmente diseñadas para localizar las electrolineras, el número de puntos carga y la potencia, como la propia Google Maps, o la famosa Electromaps.

4. Costes de recarga

Si hacemos una comparación directa, los coches eléctricos siguen teniendo un precio superior de compra en comparación con los vehículos de combustión. No obstante, hay que mirar los números a medio y largo plazo, prestando especial atención a la eficiencia y rentabilidad de la carga. Es muy importante estar al tanto de las diferentes opciones de tarifas de luz para entender cuánto podría costarnos cada recarga de la batería. En nuestro comparador de tarifas te ayudaremos a encontrar la mejor oferta del mercado mediante el cálculo de tus datos de consumo.

El coste por recarga de un coche eléctrico, puede oscilar entre 1 y 3 euros para 100 kilómetros. Por su parte, en el caso de los coches de gasolina, entran en juego los diferentes tipos de carburantes y los precios respectivos de cada uno. El precio medio de los últimos meses, en los que hemos asistido a una verdadera escalada de costes, ha sido de 2,06 €/l para Gasolina 95 y  1,92 €/l para Diésel.


Esperamos que estas claves te ayuden a unirte a esta nueva modalidad de conducción. Si quieres saber más sobre los vehículos eléctricos, no dudes en suscribirte en nuestra newsletter, Mobility News, para estar al día de todas las novedades. También puedes contactarnos directamente en nuestro Buzón del Experto. Estaremos encantados de ayudarte.

También te recomendamos descargarte nuestra Guía Flash. En ella podrás encontrar todas las claves para hacer de tu coche eléctrico tu mejor amigo y no perder dinero.

Últimos posts

Nuevas ayudas para el reciclaje de baterías de vehículos eléctricos en España

A medida que la flota de vehículos eléctricos en...

¿Cuánto cuesta poner un punto de recarga en un garaje?

Cuando se compra cualquier coche, se tiene en cuenta...

Todo lo que tienes que saber sobre los neumáticos de coches eléctricos

El mantenimiento de los coches eléctricos es una de...

Ayudas coche eléctrico 2024

Las ayudas para coche eléctrico en 2024 provienen de...