Todo lo que tienes que saber sobre los neumáticos de coches eléctricos

Todo lo que tienes que saber sobre los neumáticos de coches eléctricos

El mantenimiento de los coches eléctricos es una de las mayores preocupaciones de los propietarios de la nueva movilidad eléctrica. Sin embargo, aunque la mayoría pondrá el foco sobre aspectos más tecnológicos y específicos de estos vehículos, como la batería, es importante prestar atención a un elemento que sufrirá un gran desgaste en cada desplazamiento: las ruedas.

¿Son diferentes los neumáticos de coches eléctricos y los del resto de coches? ¿Necesitan un cuidado específico? Aunque los coches eléctricos pueden utilizar neumáticos como los de los convencionales, existen juegos específicos que pueden llegar a suponer un ahorro y un menor desgaste para el vehículo.

Por qué no usar los mismos neumáticos que los coches convencionales

El diseño de los coches eléctricos y los convencionales son muy diferentes. Todo el sistema de combustión y almacenamiento de gasolina o diésel se tiene que sustituir por una batería de grandes dimensiones y dispositivos que ayudan a regular la potencia eléctrica. Esta diferencia de diseño da pie a dos características específicas de los coches eléctricos que tienen un gran impacto sobre los neumáticos.

Cuestión de peso

Al contrario de lo que muchos puedan pensar, los coches eléctricos son más pesados de lo que parece. Esto se debe a que las baterías, a día de hoy, necesitan mucho espacio para poder contar con la mayor autonomía posible. En la mayoría de los casos, los compuestos químicos y la estructura de las baterías son muy pesados. Según la conocida marca de neumáticos Continental, un coche eléctrico puede llegar a pesar hasta un 30 % más que los vehículos de combustión.

Este aumento de peso lleva a que las ruedas tengan que soportar una presión mayor. Por tanto, el desgaste también es más pronunciado.

El motor

En los motores de combustión, la transferencia de energía del motor a las ruedas se produce de forma más mecánica y paulatina. Sin embargo, la electricidad corre a más velocidad. Esto provoca que el torque, es decir, la unidad que se usa para medir la fuerza con la que un objeto rota sobre un eje, sea mayor. Según Continental, el aumento del par motor hace que los coches eléctricos pasen de 0 a 100 km/h entre 1,5 y 2,6 segundos más rápido que los de combustión.

Al ejercer más fuerza sobre las ruedas, los neumáticos tienen que forzarse más para empezar a moverse. Lógicamente, esto también lleva a un mayor desgaste.

Características de los neumáticos para coches eléctricos

Debido a las particularidades de los vehículos eléctricos, las principales firmas de neumáticos del mundo se pusieron manos a la obra para diseñar compuestos que se adaptaran a esta realidad. Pronto se lanzaron productos con patrones comunes que aumentaban su vida útil y reforzaban las principales ventajas de contar con un vehículo eléctrico.

Compuestos de goma más robustos

La mayor preocupación era la durabilidad de los neumáticos. En las primeras pruebas comerciales se comprobó que la degradación de los neumáticos convencionales era considerablemente más elevada, por lo que hubo que idear compuestos más resistentes a la abrasión cuando están sometidos a una mayor presión.

La goma con la que se confeccionan los neumáticos de los coches eléctricos se degrada de forma más prolongada, pero también es uno de los motivos por los que estos neumáticos especializados suelen ser más caros que los de los coches térmicos.

Mayor agarre

Para aprovechar mejor la potencia del motor eléctrico, las ruedas de los coches eléctricos se han diseñado con una banda de rodadura que optimiza el agarre. El neumático, así, gestiona mejor el potente arranque del par motor.

Casi de forma complementaria, estos neumáticos ayudan a mejorar la eficiencia energética. Aunque el agarre es mejor, no resulta excesivo y no se tiene que invertir potencia en compensar el rozamiento. Al no necesitar tanta potencia como con otros neumáticos, también se consume menos batería y se gana en autonomía. Elegir neumáticos para coches eléctricos es una apuesta por la eficiencia energética

Supresión de ruidos

Los neumáticos diseñados específicamente para vehículos eléctricos ofrecen una notable reducción en el ruido de rodadura en comparación con los neumáticos convencionales. Esto contribuye a una experiencia de conducción más silenciosa y confortable, tanto para el conductor como para los pasajeros. La menor emisión de ruido también favorece un entorno urbano más tranquilo y sostenible, al reducir la contaminación acústica en las ciudades.

Estrategias para prolongar la vida útil de los neumáticos de coches eléctricos

Como decimos, los neumáticos que se montan en los coches eléctricos pueden someterse a mucha degradación tanto por el peso del vehículo como por la potencia del motor eléctrico. Sin embargo, también el estilo de conducción puede acelerar este proceso. Los conductores ayudan a mantener los neumáticos en buen estado siguiendo estos consejos:

  • Conducir de forma suave, sin dar grandes acelerones ni frenar bruscamente
  • Mantener la presión adecuada de los neumáticos, especialmente si se planea hacer viajes largos o cargar mucho el coche
  • Estar atentos a posibles desequilibrios en la alineación para evitar una degradación asimétrica
Últimos posts

Nuevas ayudas para el reciclaje de baterías de vehículos eléctricos en España

A medida que la flota de vehículos eléctricos en...

¿Cuánto cuesta poner un punto de recarga en un garaje?

Cuando se compra cualquier coche, se tiene en cuenta...

Ayudas coche eléctrico 2024

Las ayudas para coche eléctrico en 2024 provienen de...

Alquiler de coche eléctrico, grandes ventajas que aprovechar

Actualmente hay muchas ayudas para la movilidad eléctrica disponibles,...