Averías comunes en coches eléctricos

Averías comunes en coches eléctricos

Los coches eléctricos, aunque requieren menos mantenimiento que los de combustión, también se van desgastando poco a poco por el uso y pueden presentar averías y problemas que es importante tener en cuenta. A continuación, se detallan las principales áreas donde suelen surgir fallos en los coches eléctricos:

Averías en la batería

Uno de los componentes principales que requieren más cuidado en un coche eléctrico es la batería. Con el tiempo, la capacidad de la batería eléctrica puede disminuir, lo que afectará la autonomía del vehículo. Para retrasar su desgaste, es fundamental seguir las indicaciones del fabricante y cargar la batería de manera adecuada.

Algunos fabricantes garantizan que las baterías estarán en perfectas condiciones durante ochos años. Es muy importante cuidarla bien, ya que es uno de los elementos más caros del vehículo eléctrico. Sustituirlo puede llegar a ser un quebradero de cabeza. Además, el simple hecho de que se vaya reduciendo la autonomía puede hacer que conducir un coche eléctrico pueda perder sus ventajas, especialmente en medias y largas distancias.

Problemas en otros componentes

Además de la batería, existen otras partes del coche eléctrico que pueden sufrir averías. Algunas de estas son:

Neumáticos

Los neumáticos deben ser reemplazados cuando sufran desgaste o cuando el dibujo de la banda de rodadura tenga menos de 1,6 milímetros. Es muy importante revisar regularmente el estado de los neumáticos para evitar problemas de seguridad.

Los neumáticos en mal estado son uno de los motivos más frecuentes de accidentes. Su deformación puede provocar que los coches pierden adherencia con el asfalto, lo que hace que sea más fácil perder agarre, la trazada o provocar deslizamientos en caso de que la carretera esté mojada. Aunque el tiempo que tarda en desgastarse cada neumático depende del fabricante, se recomienda cambiarlos cada 50.000 kms.

Frenos

Los frenos en los coches eléctricos sufren menos desgaste gracias a la frenada regenerativa. Sin embargo, se necesita revisar regularmente el estado de las pastillas y del líquido de frenos para asegurar su correcto funcionamiento.

Es recomendable cambiar el líquido de frenos cada dos años. Las pastillas pueden llegar a durar hasta 60 000 km, aunque el desgaste de los frenos depende también del estilo de conducción. Los conductores que prefieren hacer frenadas fuertes harán que los frenos se deterioren antes.

Líquido refrigerante de la batería

El líquido refrigerante de la batería es el componente que permite que la batería no se sobrecaliente durante el uso. Es muy importante revisar regularmente su nivel y calidad, especialmente en los meses de calor más intenso, para evitar problemas graves como quemaduras e incendios.

Si la batería alcanza una temperatura excesiva, lo más normal es que el vehículo quede inutilizado hasta que se vuelva a enfriar, pero también puede dañar otros componentes.

Problemas durante el proceso de carga

El proceso de carga de un coche eléctrico puede presentar diferentes problemas, como fallos en el punto de carga, falta de potencia contratada o bloqueo del cable de carga. Es necesario estar atento a posibles fallos y tomar las medidas adecuadas para solucionarlos. En caso de detectar un olor a quemado mientras se carga, es necesario abandonar inmediatamente el coche y llamar a emergencias.

Fallos en el software del vehículo

Los coches eléctricos, al contar con sistemas electrónicos avanzados, pueden presentar fallos en el software que controla sus funciones. Estos problemas pueden ocurrir durante las actualizaciones del software y pueden generar retrasos o bloqueos en el vehículo. Es importante asegurarse de que el software esté actualizado y funcionando correctamente.

Cuidados y mantenimiento para evitar averías

Carga adecuada de la batería

La batería es uno de los componentes principales de un coche eléctrico, por lo que es fundamental realizar una carga adecuada para evitar averías. Es recomendable seguir las indicaciones del fabricante en cuanto a tiempos y niveles de carga.

Es importante no sobrecargar la batería ni dejarla completamente descargada, ya que esto puede afectar su vida útil y autonomía. Por ello, es recomendable prestar atención durante las cargas o programarlas para que terminen justo cuando se vaya a utilizar.

Revisión y mantenimiento de piezas importantes

Para tener la certeza de que se está haciendo un mantenimiento correcto del vehículo, es recomendable acudir a talleres especializados. Aunque la mayoría de elementos son comunes con los vehículos de combustión, los coches eléctricos presentan unas particularidades que convienen que sean revisadas por especialistas.

Prevención de fallos en el software

Los coches eléctricos cuentan con software que controla diversas funciones del vehículo. Para evitar fallos, es recomendable mantener actualizado el software según las indicaciones del fabricante y en el momento en que se indican, ya que pueden incluir mejoras en la seguridad. Es recomendable seguir las instrucciones y recomendaciones del fabricante para evitar problemas y asegurar un correcto funcionamiento del software.

Si estás interesado en el mantenimiento de coches eléctricos o tienes alguna pregunta al respecto, no dudes en ponerte en contacto con nosotros a través de nuestro Buzón del Experto. Estaremos encantados de informarte.

Últimos posts

¿Conviene instalar un cargador para coches eléctricos en casa?

Un coche convencional necesita repostar de vez en cuando....

Puntos de recarga para coche eléctrico gratis

Los conductores que ya tienen un coche eléctrico saben...

Potencia de los cargadores de coches eléctricos

Cuando se adquiere un coche eléctrico, una de las...

Cuál es el mejor seguro para un coche eléctrico

¿Tienes dificultades para encontrar el mejor seguro para tu...