¿Cuánto cuesta poner un punto de recarga en un garaje?

¿Cuánto cuesta poner un punto de recarga en un garaje?

Cuando se compra cualquier coche, se tiene en cuenta que habrá que hacer una inversión importante. Si además se trata de un vehículo eléctrico, es común plantearse si conviene poder contar con la comodidad de un cargador privado para tener el coche listo siempre que se quiera. Pero, ¿cuánto cuesta poner en un punto de recarga en un garaje? La respuesta no es sencilla. En las próximas secciones vamos a tratar de ayudar a estimar el desembolso.

Factores que determinan el coste del punto de carga

El precio de instalar un punto de recarga en un garaje depende, en gran medida, de las características del propio garaje. Por eso, lo normal es que cada proyecto esté personalizado y no se pueda ofrecer una manera más precisa de calcular el coste. Aunque cada empresa tenga sus propios precios, estos son los elementos que más influyen:

Distancia hasta punto de suministro

Este elemento es especialmente relevante en el caso de poner el punto de recarga en un garaje comunitario. Los garajes comunitarios son zonas extensas y no todas las plazas de aparcamiento se encuentran a la misma distancia de un lugar donde se puedan conectar cables y suministrar electricidad al cargador. Por eso, el precio puede variar considerablemente. El cable que haya que instalar puede ser de tan solo 15 metros o llegar hasta los 50 metros.

Cuando se trata de una vivienda unifamiliar, el cuadro de luces no se suele encontrar tan lejos del garaje. Por eso, el precio es menor. No es usual encontrar casos en los que hagan falta más de 20 metros de cable, como cuando el aparcamiento se encuentra en la parte trasera de la casa y el punto de suministro en la puerta principal.

Obras y puntos de paso

Relacionadas con la distancia hasta el punto de suministro, otro de los aspectos que más pueden llegar a encarecer la instalación de un punto de recarga de coches eléctricos es las obras que, inevitablemente, habrá que hacer.

Para poder conectar el punto de suministro con el cargador, los cables deberán atravesar varios muros y suelos. Esto supone perforar muros y, quizás, también forjados. Los cables, además, no deberán estorbar el paso o estar al alcance de cualquier persona, por lo que habrá zonas en las que se tendrán que abrir rozas en paredes y suelos.

Tipo de cargador

Este elemento es, seguramente, el único en el que las personas que vayan a instalar un punto de recarga pueden tratar de ahorrar algo. Existen un mercado muy amplio de cargadores eléctricos. Además de empresas que los venden de manera individual, también hay algunas comercializadoras que cuentan con sus propios dispositivos.

La diferencia entre los diferentes cargadores suele estar en sus funciones. Por ejemplo, muchos tienen conexión vía wifi o Bluetooth, de forma que los propietarios pueden configurar o controlar la carga desde un smartphone o tablet.

Una función para cada tipo de garaje

Hay dos funciones que son muy interesantes dependiendo de en qué tipo de garaje se tenga la plaza. Si se trata de una vivienda unifamiliar, el cargador estará conectado al mismo punto de suministro que alimenta el resto de la casa. Para poder tener el coche debidamente cargado en cualquier momento, es conveniente contratar más potencia de la que se tenía anteriormente. Así, se evitan cortes de luz.

No obstante, los cargadores suelen utilizar un voltaje de 7,4 kW. Contratar tanta potencia supone un coste fijo mensual muy alto. Eso es por lo que muchos cargadores cuentan con un sistema de control dinámico de la carga. Este programa es capaz de saber cuánta potencia se está usando en cada momento y emplear la restante para cargar el coche eléctrico. De esta forma, se evita tener que contratar mucha más potencia y, al mismo tiempo, no se producen cortes de luz.

La otra función relevante está pensada para los puntos de recarga que se ponen en garajes comunitarios. Son lugares por los que pasan muchas personas y nunca sabes si alguien podría aprovechar tu punto de recarga para cargar su propio vehículo eléctrico. Por eso, hay cargadores que incluyen un sistema de bloqueo que solo se puede desactivar desde un smartphone o con tarjetas electrónicas.

Trámites administrativos

Cualquier modificación en la instalación eléctrica debe contar con la acreditación de un instalador. Esta acreditación puede llevar unos costes adicionales, aunque en la mayoría de las empresas va incluido en el presupuesto.

Merece mención aparte el caso de que el aparcamiento se tenga en un garaje comunitario donde no se esté residiendo. Para poder conectar el punto de recarga con una red eléctrica, el dueño deberá contratar un suministro adicional en ese edificio. Las nuevas altas de luz tienen un coste, al que, además, hay que añadir la instalación de un contador.

¿Se puede poner un punto de recarga en un garaje comunitario?

Al tratarse de un espacio común, muchos propietarios de coches eléctricos tienen la duda de si pueden poner libremente un punto de recarga en una plaza de aparcamiento que les pertenezca. Según la normativa vigente, la persona interesada solo tendrá que notificar por escrito a la comunidad, sin que el resto de vecinos se puedan negar. Eso sí, la comunidad no asumirá ninguna clase de coste por esta instalación.

Precio de instalar un punto de recarga para coches eléctricos en el garaje

Aunque es complicado dar el precio aproximado de una instalación, se estima que estos son los rangos de precios de cada uno de los elementos que hemos reseñado:

  • El precio del metro de cable va de los 15 € a las 20 €. Por tanto, una instalación en una vivienda unifamiliar puede costar hasta 400 €. En garajes comunitarios, la horquilla oscila entre 225 € y 1000 €.
  • Existen cargadores de varias gamas, aunque la mayoría de ellos valen entre 600 € y 800 €.
  • Los trámites administrativos varían por comunidades autónomas. Normalmente, el precio está entre los 150 € y los 180 €.

En resumen, poner un punto de recarga en un garaje está en torno a 1000 € en viviendas unifamiliares y algo más en garajes comunitarios. Aun así, cada proyecto necesita estudiarse de manera independiente. Actualmente, el precio también puede bajar si se disfruta de la subvención del Plan MOVES III. Hay muchas empresas que ayudan con este trámite de manera gratuita.

Empresas que ponen puntos de recarga en un garaje

¿Con qué empresa poner el punto de recarga? Como con cualquier obra, elegir el instalador adecuado es muy importante para que no haya ningún fallo y se tarde lo menos posible. Por eso, es recomendable contar con instaladoras especializadas, que conocen todos los entresijos de los cargadores.

Muchas comercializadoras eléctricas ofrecen este servicio, e incluso se han convertido en referentes del sector. Es el caso de, por ejemplo, TotalEnergies. Esta comercializadora ofrece un pack de instalación de cargador de coche eléctrico que incluye todo lo que se puede necesitar. Por ejemplo, su pack LITE Unifamiliar, pensado para este tipo de viviendas, cuesta 999 €. Además, ofrecen dos modelos de cargadores propios muy completos.

Últimos posts

Nuevas ayudas para el reciclaje de baterías de vehículos eléctricos en España

A medida que la flota de vehículos eléctricos en...

Todo lo que tienes que saber sobre los neumáticos de coches eléctricos

El mantenimiento de los coches eléctricos es una de...

Ayudas coche eléctrico 2024

Las ayudas para coche eléctrico en 2024 provienen de...

Alquiler de coche eléctrico, grandes ventajas que aprovechar

Actualmente hay muchas ayudas para la movilidad eléctrica disponibles,...